Estando en una época donde la comunicación, educación y tecnología está en un nivel superior, donde una cultura de nutrición debería basarse en un sistema de calidad, tomando en cuenta a ésta como el nivel más optimo de consumir alimentos que estén al nivel de pureza y nutrientes cien por ciento naturales, que se pueda disfrutar de los sabores únicos y genuinos que han sido sembrado de manera tradicional, pensando que cada bocado es el resultado de un esfuerzo artesanal de un campesino, que ha llevado un proceso sin químicos dejando a un lado los contaminantes que podrían dañar la salud en un tiempo determinado.

 

En la ciudad de Puebla se han encontrado regiones en donde se practica la agricultura campesina, como lo son la Sierra Norte y la región semiárida de Tehuacán. Se es fácil poner algún establecimiento de comida sin pensar que la materia prima es parte de un circulo de destrucción que poco a poco lleva a la contaminación de aguas y tierras, sin dejar a un lado lo tóxico que puede ser para el ser humano al consumirlas.

 

Con ésta investigación se pretende crear una perspectiva hacia los comensales, ya que se puede degustar de deliciosos platillos preparados con vegetales y frutos netamente naturales, haciendo una diferencia del resto de restaurantes, teniendo el producto orgánico garantizando un verdadero placer al consumir y diferenciar entre el sabor de éste con alguno que haya sido de un proceso convencional.