1.1  Definición y producción

Definición

Aunque todavía en México la palabra “Orgánica” es nueva y desconocida, para algunos productores y consumidores es una toma de conciencia que los ha llevado a preocuparse por su salud, por el sabor y  por el medio ambiente, es por eso que para definir a un producto orgánico se debe saber que este sistema se inicio por un agricultor británico en los años cincuentas en Europa, donde la palabra orgánico proviene del ingles “Organic” otros sobrenombres que se le da es “Biológicos”, “Biodinámico”, “Bio” o “Ecológicos”.

Mientras que en nuestro país comenzó con la producción Café orgánico en la Costa Chiapas en 1963, no obstante fue en el estado de Oaxaca donde los productores de café incursionaron en la agricultura orgánica en 1982 y así  se expandió la ideología de cultivos ecológicos en toda la República, con una gran variedad de productos que se le ofrece al consumidor tales como: hortalizas, cereales, café, frutas, jugos, vinos, cerveza, cosméticos y productos pecuarios, para conservar un estilo de vida saludable, ayudando así a mejorar la calidad de la tierra.

Con lo anteriormente mencionado podemos decir que orgánico es todo aquel cultivo el cual  ocupa procedimientos denominados orgánicos, basados en técnicas  no contaminantes, no toxicas, y a la vez sustentables, cumpliendo con estándares rigurosos de producción  con la finalidad de  promover un alimento de calidad ecológica y natural, lo que nos indica que para lograr un producto orgánico no se debe utilizar

Agroquímicos como los: pesticidas, herbicidas, fungicidas, fertilizantes sintéticos, hormonas SBT, anabólicos ni antibióticos  ó semillas genéticamente modificadas, como lo son los transgénicos.

México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial con mayor biodiversidad, por ende necesita promover la conservación de los recursos naturales como lo son el suelo, el agua, la biodiversidad de flora y fauna, mientras que pequeños agricultores en su mayoría indígenas, de cooperativas campesinas, de granjas familiares y agro-empresarios, no tienen el suficiente espacio para cultivar, en el que el 85% de su producción orgánica mexicana es destinada  y exportada principalmente a Europa, Estados Unidos, Canadá y Japón, dejando  al mercado mexicano fuera de cualquier posibilidad de consumir dichos productos, ya que esta técnica es bien recibida en los países antes mencionados.